|16 Dic 2019

La Universidad de Stanford ratifica los beneficios de la siembra directa

La agricultura degrada cada año más de 10 millones de hectáreas de tierra fértil, lo que genera preocupación por satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos. Pero una simple práctica agrícola nacida del Dust Bowl de 1930 podría proporcionar una solución, según una nueva investigación de Stanford. El estudio, publicado el 6 de diciembre en Environmental Research Letters, muestra que los agricultores del Medio Oeste de EEUU que redujeron la labranza, aumentaron los rendimientos de maíz y soja, mientras mejoraban las condiciones de los suelos y reducían los costos de producción.

«La labranza reducida es beneficiosa para toda la agricultura del cinturón maicero» dijo Jillian Deines, académica postdoctoral en el Centro de Seguridad Alimentaria y Medio Ambiente de Stanford. «La preocupación de que pueda afectar los rendimientos de los cultivos ha impedido que algunos agricultores cambien las prácticas, pero descubrimos que generalmente conduce a mayores rendimientos».

Estados Unidos, el mayor productor mundial de maíz y el segundo en soja, cultiva la mayoría de estos dos cultivos en el Medio Oeste. Los agricultores recolectaron alrededor de 367 millones de toneladas de maíz y 108 millones de toneladas de soja del suelo estadounidense en la última campaña, proporcionando alimentos clave, aceites, materia prima, etanol y valor agregado para exportación.

Monitoreo de la agricultura desde el espacio

Los agricultores generalmente labran la tierra antes de sembrar maíz o soja, una práctica conocida para controlar las malezas, mezclar nutrientes, romper la tierra compactada y, en última instancia, aumentar la producción de alimentos a corto plazo. Sin embargo, con el tiempo este método degrada el suelo.

Un informe de 2015 de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) descubrió que en los últimos 40 años el mundo ha perdido un tercio de las tierras productoras de alimentos debido a la degradación del suelo. La desaparición de las tierras que alguna vez fueron fértiles plantea un serio desafío para la producción de alimentos, especialmente con las crecientes presiones sobre la agricultura para alimentar a una creciente población mundial.

En contraste, la labranza reducida, también conocida como labranza de conservación, promueve un manejo más saludable del suelo, reduce la erosión y la escorrentía y mejora la retención de agua y el drenaje. Implica dejar los residuos de la cosecha del año anterior (como los rastrojos de maíz) en el suelo al plantar la siguiente cosecha, con poca o ninguna labranza mecánica. La práctica se usa globalmente en más de 150 millones de hectáreas, principalmente en América del Sur, Oceanía y América del Norte. Sin embargo, muchos agricultores temen que el método pueda reducir los rendimientos y las utilidades. Los estudios anteriores sobre los efectos de rendimiento se han limitado a experimentos locales, a menudo en estaciones de investigación, que no reflejan completamente las prácticas a escala de producción.

El equipo de Stanford recurrió al aprendizaje automático y el big data para abordar esta brecha de conocimiento. Primero, identificaron áreas de labranza reducida y convencional a partir de datos publicados previamente que describen las prácticas anuales de EEUU. entre 2005 y 2016. Para ello, se utilizaron modelos satelitales, que tienen en cuenta variables como el clima y los ciclos de vida de los cultivos, para determinar rendimientos en maíz y soja. Para cuantificar el impacto de la labranza reducida en los rendimientos de los cultivos, los investigadores entrenaron un modelo de computadora para comparar los cambios en los rendimientos basados ​​en la práctica de la labranza. También registraron elementos como el tipo de suelo y el clima para ayudar a determinar qué condiciones tuvieron una mayor influencia en las cosechas.

Rendimientos mejorados

Los investigadores calcularon que los rendimientos de maíz mejoraron un promedio de 3.3 por ciento 0.74 por ciento en soja en los campos manejados con prácticas de labranza de conservación a largo plazo en los nueve estados muestreados. Los rendimientos se ubicaron dentro del top 15 mundial para ambos cultivos. En el caso de maíz, e incremento totaliza aproximadamente 11 millones de toneladas adicionales. Aproximadamente lo mismo que la producción de 2018 de Sudáfrica, Indonesia, Rusia o Nigeria. En el caso de soja, las 800,000 toneladas adicionales se ubican entre los totales de los países de Indonesia y Sudáfrica.

Algunas áreas experimentaron un aumento de hasta 8.1 por ciento para el maíz y 5.8 por ciento para la soja. En otros campos, se produjeron rendimientos negativos de 1.3 por ciento para el maíz y 4.7 para la oleaginosa. El agua dentro del suelo y las temperaturas estacionales fueron los factores más influyentes en las diferencias de rendimiento, especialmente en las regiones más secas y cálidas. Las condiciones húmedas también fueron favorables para los cultivos, excepto durante la temporada temprana, donde los suelos con registro de agua se benefician de la labranza convencional que a su vez se seca y airea.

«Determinar cuándo y dónde la labranza reducida funciona mejor podría ayudar a maximizar los beneficios de la tecnología y guiar a los agricultores hacia el futuro», dijo el autor principal del estudio, David Lobell, profesor de ciencias del sistema de la Tierra en la Facultad de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente.

Lleva tiempo ver los beneficios de la labranza reducida, ya que funciona mejor bajo una implementación continua. Según los cálculos de los investigadores, los productores de maíz no verán los beneficios completos durante los primeros 11 años, y la soja tarda el doble en materializarse. Sin embargo, el enfoque también resulta en menores costos debido a la menor necesidad de mano de obra, combustible y equipamiento agrícolas, al tiempo que mantiene tierras fértiles para la producción continua de alimentos.

El estudio muestra una pequeña ganancia positiva incluso durante el primer año de implementación, con mayores ganancias a medida que mejora la salud del suelo. Según un informe de Censos Agrícolas de 2017, los agricultores parecen estar participando en la inversión a largo plazo y cerca del 35 por ciento de las tierras de cultivo en los EEUU. ya se manejan con labranza reducida.

«Uno de los grandes desafíos en la agricultura es lograr los mejores rendimientos de los cultivos sin comprometer la producción futura. Esta investigación demuestra que la labranza reducida puede ser una solución para la productividad de los cultivos a largo plazo», dijo Deines.

Fuente: Agrositio

Compartir

Te puede interesar

9 de julio, día de la Independencia Argentina

"En la benemérita y muy digna ciudad de San Miguel de Tucumán a nueve días del mes de julio de 1816: terminada la sesión ordinaria, el Congreso de las Provincias Unidas continuó sus anteriores discusiones sobre el grande, augusto y sagrado objeto de la independencia de los pueblos que lo forman. Era universal, constante y decidido el clamor del territorio por su emancipación solemne ..."

Ver más

Asociados

AGCO Argentina
Agrale Argentina
CLAAS Argentina
CNH Industrial Argentina
Industrias John Deere Argentina
Jacto Argentina
Stara Argentina